De bullying se ha hablado mucho. Espero que a estas alturas no sea necesario concientizar a nadie respecto a lo grave que es el asunto y las nefastas consecuencias que provoca en las víctimas.

De ciber bullying también se ha hablado bastante, de esos abusadores que escondidos en perfiles con nombres falsos o bien detrás de la seguridad de sus pantallas y teclados, se atreven a escribir y decir cuanta barbaridad se les cruza por la cabeza. A esos tampoco los queremos mucho.

Tanto bullidores digitales, como reales, todos son repudiados y en eso tenemos un acuerdo. Aquí la nueva mirada. Les comparto un video para motivar la reflexión.

(Si te da lata leer todo, aunque es raro porque esto es un blog y de eso se trata, solo regálame dos minutos y mira el video. Lo demás puedes revisarlo después)

(Si no puedes ver los subtítulos en español puedes activarlos haciendo click abajo a la derecha)

Quiero dar unos cuantos pasos más allá del bullying, obviamente sin desentenderme del tema. Es que en estos días de tanta discusión (sobre todo en Chile) respecto a feminismo, Iglesia, políticos, corrupción, identidad de género y otros sabios y controversial es temas, me toca ver en las redes sociales y algunos medios como canales de youtube o blogs una cantidad de atropellos a la libertad, insultos, discriminación y cuanta cosa se les pueda pasar por la cabeza.

Siempre he creído que es una pelotudez discutir en internetaunque soy un férreo amante de la discusión, el debate y el diálogo. No es que sufra de bipolaridad; es que creo que un timeline en Facebook o Twitter o los comentarios bajo un reportaje o columna en un portal noticioso no logran nada de nada. Solo alejarnos más unos de otros.

El video es crudo. Es de tontos, de violentos, de personas con problemas psiquiátricos el ir a decirle a la cara a otra persona todos sus prejuicios, malestares y consideraciones contrarias, sobre todo en son de crítica, burla o insulto. Pero parece que no es tan de tonto hacerlo en Facebook, sino no me explico porqué tanta gente lo hace. ¿De verdad hay quienes creen que por internet es menos grave?. Es de tontos.

Entonces quiero compartir unas breves consideraciones, cosas muy básicas. Es que no podemos darnos el lujo de tratarnos con estos niveles de violencia con el que lo hacemos hoy en día.

 

 

Si no lo dices con amor, no lo digas

Esa típica (e hipócrita) expresión de “te lo digo porque te quiero” es por lejos una de las mejores formas de camuflar un insulto, una crítica descarnada e incluso el bullying.

Escondemos nuestras malas intenciones detrás de nobles principios morales para no parecer unos descriteriados. Te lo digo porque te quiero o porque amo a la familia, a la patria, a mi comunidad, a mi idea política. Sean conservadores, progresistas, defensores de la “familia” o parte de la comunidad LGBT. Todos se esconden detrás de sus nobles intenciones para insultar, agredir y denostar.

Si lo que decimos va matizado con amor, nunca diremos algo ofensivo. Pero ese amor no a la causa que defendemos, sino a la persona con quien tratamos. Por noble que sea una lucha, siempre las personas serán mas valiosas e importantes que una reivindicación. Amamos a las personas, no a las causas.

El Bullying es de verdad. Solo porque no te haya tocado no quiere decir que no exista

Sabemos mucho, lo vemos en las noticias y algunos como yo lo escriben en columnas y blogs. El bullying es real, destruye vidas, cambia a las personas y daña a la sociedad.

No basta con leer este blog (y tampoco basta con escribirlo). ¡No basta!

 

¿De verdad crees que lo harás cambiar de opinión?

No es de pesimista, es de empirista. Mi experiencia me dice que nadie cambia de opinión luego de una discusión en internet. Mucho menos alguien cambia de actitud luego de recibir críticas en internet.

Ni porque eres gordo o flaco; o por si eres progresista o conservador; tampoco si eres carnívoro o vegetariano. La gente no cambia de opinión por el simple hecho de que publiques un comentario intentando hacerles ver que están en un error. Eso no ocurre. ¿Tu has cambiado de opinión?

Si encuentran alguna  pro vida que se haya pasado al bando de las pro aborto gracias a un debate en Twitter me cuentan y editamos este post.

 

Nos alejan, nos llevan a puntos de desencuentro

Debo reconocer que más de alguna vez (hace varios años) caí en la tentación de discutir, defender y argumentar sobre mis convicciones y creencias usando las redes sociales.

El primer efecto es que muchas veces mis argumentos eran superficiales y mi tesis se desmoronaba con facilidad; entonces gracias a Wikipedia, Google y un poco de talento navegando en blogs, lograba reconstruir mi marco teórico para ir nuevamente a la batalla intelectual con citas, links y un arsenal de argumentos. Por otra parte, mis “adversarios”, sin querer ser menos, hacía el mismo ejercicio.

La consecuencia, inevitablemente yo terminaba más radicalizado y convencido de mi punto de lo que lo estaba al comienzo de la discusión y mi contraparte también pero en su trinchera. Finalmente uno se cansa de esas discusiones y las deja sin terminar o comienza a insultarse y se bloquean mutuamente.

Resultado final, terminamos mucho más distanciados de lo que estábamos antes de comenzar a discutir. ¿Lindo no?

Hagamos de internet un lugar amigable. Hagamos del mundo lugar un lugar aun más amigable. Que no tengamos que tener miedo de pasearnos por la calle, así como tampoco deberíamos tener miedo de tener una opinión, creencia, identidad o nacionalidad distinta y querer expresarla con libertad en el mundo digital. No está bien hacer bullying en la vida real; tampoco lo está hacerlo en internet.

El Papa Francisco hace un video con sus intenciones de oración para cada mes. El video de el mes de Junio del 2018 se trata sobre las Redes Sociales. Es cortito y clarito, véanlo


 

SI TE GUSTA LO QUE HAGO,
QUIZÁS PUEDA COLABORAR EN TU PROYECTO.
¿HABLAMOS?

 

Comentarios

Comentarios

Shares
Share This