Seleccionar página

Les quiero compartir un cortometraje que ya tiene sus años y cuando lo vi por primera vez, me ayudó a entender cosas de sentido común que no había podido comprender.  El autor es Eliot Rausch,  un cineasta norteamericano que ha trabajado con organizaciones y empresas como Google, Apple, Nike, Under Armour, Vans, Samsung, Cruz Roja, Starbucks, entre otras. Les cuento de su currículum para que se animen a invertir los 6 minutos que dura el video. Les aseguro que es bueno y vale la pena.

¡Spoiler alert! No quiero pincharles el globo, pero prefiero ofrecer mi interpretación y reflexión antes de que vean el video; no porque quiera adoctrinarlos ni convencerlos de nada, sino porque me parece interesante mirar el video con una idea previa y luego, cada cual sacará las suyas. El cortometraje trata sobre la conversación entre un tipo de la ciudad, con un MBA en Harvard y un pescador artesanal. Hablan de trabajo, de productividad y de cómo mejorar su calidad de vida y lograr el éxito.

Para la mayoría de nosotros, nuestros objetivos vocacionales y ocupacionales tienen que ver con dos cosas (aunque más también): La realización personal y la sustentación económica. Por lo tanto buscamos trabajos que tengan que ver con quien somos y queremos ser (vocación) para realizarnos personalmente. Así, plenamente realizados, amamos mejor a los nuestros, somos mejores ciudadanos y aportamos en donde sea que nos toque estar. Un verdadero círculo virtuoso entre trabajo, dinero y felicidad.

Al mismo tiempo, a través del trabajo, buscamos el sustento económico que nos permita hacer todo lo anterior; por lo tanto el dinero, es un factor no menor y para la mayoría de las personas, mientras más, mejor.

Esta relación que la mayoría hace (Vocación+Ocupación= Realización personal+Sustento económico), pudiera ser que se nos distorsiona un poco. Se nos carga la balanza a lo económico como si esto fuera el medio para nuestra realización personal.

La consecuencia de estoes que buscamos formas de aumentar nuestra productividad, para que así, aumentemos nuestros ingresos creyendo que, si ganamos más, es porque trabajamos mejor y si trabajamos mejor, es porque nos estamos realizando personalmente de forma más plena y por lo tanto, nuestro trabajo (ocupación) es nuestra vocación y somos felices comiendo perdices. Ganamos plata, nos realizamos personalmente y hacemos lo que nos gusta. ¿Suena a película de ciencia ficción no?.

Esto se da en casos excepcionales y son pocos los afortunados que logran esto. La mayoría de los mortales trabaja en donde puede, gana lo que le ofrecen y si le sobra tiempo buscará la forma de hacer algo que lo realice personalmente, si es que tiene plata para financiar esa realización personal (que generalmente no alcanza). Suena pesimista; pero no lo es, lo que pasa es que si creemos que la fórmula que les expliqué (vocación+ocupación= realización personal+sustento económico) es la correcta, estamos en problemas porque eso es muy difícil de lograr y pone como iguales a cosas que no son iguales. Aquí es donde el pescador nos da lecciones de economía.

Ahora sí, cada cual con su interpretación del video y les agradeceré en el alma que me cuenten que se les movió en el interior y qué conclusiones sacaron.

 

Comentarios

Comentarios

Shares
Share This