Seleccionar página

Es raro, porque Diógenes, un filósofo griego (412-323a.C.) vivía y promovía exactamente todo lo contrario a lo que viven aquellos que padecen del síndrome que lleva su nombre. Diógenes promovía la independencia extrema de los bienes materiales, en efecto, vivía como un vagabundo, dormía en una tinaja y sus únicas posesiones eran su túnica, un bastón, un zurrón (bolso grande) y un cuenco, el cual regaló a un niño cuando lo vio tomar agua y que esta se le escurría entre las manos.

No soy un acumulador, no vivo entre desechos, desorden y objetos que no necesito; pero en mi vida digital, lo soy. Tengo síndrome de Diógenes digital. Y quizá tu también.

El síndrome de Diógenes se caracteriza  por el abandono y despreocupación total personal y social, el aislamiento voluntario en el propio hogar y la acumulación de grandes cantidades de objetos innecesarios pero que se atesoran como si tuvieran valor y en algún momento llegasen a ser útiles.

Fotos en mi teléfono

Si no fuera por un amigo que me recomendó y enseñó a utilizar Google Fotos, aun tendría cientos de fotografías y videos en mi smartphone que me hacían bufar de frustración cada vez que aparecía alguna notificación alegando por tener poca memoria disponible para funcionar correctamente. Decenas de intentos fallidos de la misma foto, que tomé esperando a que una resultara bien. Obviamente, una vez terminada la sesión fotográfica, dejaba todas las fotos ahí, ocupando memoria.

Si no sabes como funciona te explico. Tu cuenta de Google, con la que usas Gmail, te permite usar Google Fotos, una App que de forma automática, cada vez que tu teléfono se conecta a una red Wifi, comienza a respaldar tus fotos y una vez que ya lo hizo, te pregunta si deseas borrarlas de tu teléfono. Sin click, la app lo hace por solita, a prueba de despistados. Una maravilla del mundo moderno.

Mi problema es que comencé a necesitar liberar mi capacidad de almacenamiento en Google. El impedimento: Mi cuenta de Google está llena, mi mail acaparó todo el espacio.

(Dato importante: Tampoco se trata de trasladar el problema a la Nube y comenzar a acumular cosas ahí. Es vaciar, organizar y ordenar para quedarse solo con lo necesario. De eso se trata)

 

Bandeja de entrada con miles de mails

Google nos da 15Gb de almacenamiento en nuestras cuentas para aquellos que usamos la versión gratuita. Sí, aunque no lo creas hay quienes pagan por usar Google y es tremendamente útil todo lo que te puede ofrecer, pero de eso hablaré en otro post.

Inexplicablemente para mi, entre todos los servicios de Google que utilizo (Gmail, Drive, Fotos, etc) tengo, más de 13Gb están siendo utilizados en Gmail. ¿De dónde saqué mails tan pesados?

Pues la verdad es que los mails no son pesados, lo que pasa es que tengo muchos, y lamentablemente la mayoría son newslatter y otros mails promocionales de las cuales no he quitado mi suscripción por mera flojera. Otro tanto son mails de, literalmente, una decena de años, mails con archivos adjuntos, mails que nunca volveré a utilizar, mails que ni siquiera abrí porque eran cadenas o información inútil y que hace 10 años atrás pensé que no iban a impactar.

Aquí me tienen ahora, llevó más de una semana borrando mails, eliminando suscripciones y limpiando mi bandeja de entrada y organizando todo. No sé porqué no lo hice antes. Es como si le tuviera cariño a mails del 2008 en donde hablaba de cosas que ya no existen y con personas que dejé de ver. El síndrome de Diógenes causando estragos en mi vida digital.

 

Aún guardo películas

Este impulso de limpieza digital me ha llevado a querer ordenar todos mis ambientes digitales. Aquí aparecieron nuevas evidencias de mi síndrome de “acumulador” y la gota que rebalsa el vaso son las películas. No sé porqué no las he borrado, si ya las vi. Tengo un disco duro de respaldo, en donde, por ejemplo tengo varias versiones inconclusas de un mismo archivo, en lugar de  tener solamente la versión final del documento. Además tengo carpetas con películas que guardo como si en algún futuro Netflix se va a la quiebra y ya no hay donde ver películas en HD y con subtítulos.

Quizá inconscientemente les tengo cariño. Puede ser debido al trabajo que invertí al descargarlas, luego navegar por dudosos sitios web buscando el archivo en algún formato compatible y sus respectivos subtítulos, que como es de esperar, tuve que descargar de otro sitio.

El testimonio que leen es de un hombre en rehabilitación. Hoy por la tarde (6 de Agosto del 2018) abrí mi disco duro comencé a borrar todo aquello que objetivamente es innecesario que esté ahí.

 

La ansiedad del acumulador

No he visto datos científicos que me parezcan verosímiles; pero en varias fuentes aparecen cifras que bordean el 60% cuando se trata de personas que, como yo, sufren del Síndrome de Diógenes Digital. Dos síntomas los dejan en evidencia: Acumulan archivos innecesarios y sienten mucha ansiedad al momento de tener que eliminarlos.

A mi me pasa que envío archivos a la papelera de reciclaje, pero me cuesta vaciar la papelera, porque quizá, algo de lo que dejé ahí, pueda llegar a necesitarlo. ¡Qué auto-mentira más grande!. Entonces cuando tengo que vaciar la papelera de reciclaje, siento un poco de ansiedad, me siento inseguro y reviso varias veces antes de borrar definitivamente. Lo mismo cuando tengo que hacer espacio en una tarjeta de memoria o un pendrive. Prefiero copiar esa información contenida ahí en otra parte, en lugar de formatearlos y borrar todo.

Si quieres conocer más detalles, visita este enlace, porque aquí describen el trastorno más en profundidad, sobre todo cuando la cosa se pone seria.

 

WhatsApp y Memes

Aquí espero que empatices conmigo y que no me dejes solo, que seas uno más de mi tribu. Debo sincerarme: Guardo los memes que me hacen reír y me cuesta eliminar conversaciones de WhatsApp.

No tengo ninguna explicación lógica para esto. Estoy luchando y voy borrando conversaciones antiguas, saliendo de grupos y vaciando chats. Al mismo tiempo, voy borrando memes que he ido almacenando para utilizarlos en aquel momento especial y hacer reír a todos. Momento que la mayoría de las veces, nunca llega.

Vamos, toma mi mano, reconoce tu adicción y deja de guardar basura digital.


SI TE GUSTA LO QUE HAGO,
QUIZÁS PUEDA COLABORAR EN TU PROYECTO.
¿HABLAMOS?

Ayúdame a seguir creando contenidos

Mantener este blog y los demás contenidos que publico, es un servicio que hago con mucha alegría y de forma desinteresada. Pero Hosting, dominio y otros servicios tienen costo económico. No todo es gratis en internet, al menos no las cosas profesionales y de calidad.

No me gusta esta parte, pero la gran mayoría del tiempo, los asuntos económicos son el principal impedimento para seguir haciendo estas cosas, que sinceramente creo que aportan valor y son de mucho provecho para quienes las leen y comparten. Es por eso que me animo a poner este “Botón de donación”, esperando a que, en la medida de tus posibilidades puedas ayudarme a sostener este y otros proyectos.

De antemano muchas gracias.

Comentarios

Comentarios

Shares
Share This